Documento sin título

Necoclí

Necoclí esta situado en el noroccidente de Colombia, departamento de Antioquia, en el costado oriental del golfo de Urabá. Posee una gran extensión de su territorio situado sobre el Mar Caribe, lo cual le confiere una ubicación privilegiada en cuanto a recursos marítimos, privilegio que no ha aprovechado adecuadamente. Esta a 382 kilómetros al noroeste de  Medellín; a 71 de Apartado y 48 de Turbo.  Su extensión es de 1361 kilómetros cuadrados, su temperatura promedia es de 27 grados centígrado.

Necoclí limita al occidente con la costa del Golfo de Urabá desde la desembocadura del rio Caimán Nuevo hasta Punta Arenas en el norte, en la Ensenada de Rionegro; al norte con el Mar Caribe desde Punta Arenas y Punta Caribana hasta la desembocadura del rio Damaquiel y con San Juan de Urabá y Arboletes; por el oriente tiene limites con los municipios de Arboletes y San Pedro de Urabá; al sur limita en toda su extensión con el municipio de Turbo.

Su territorio presenta pequeñas ondulaciones que corresponden a las estribaciones de la Serranía de Abibe, sus alturas están por debajo de los 200 metros sobre el nivel del mar; como son Filo de Lota, Filo de Loma, Buenavista, cerro Cumbitos, del Caballo del Águila y Pecho Candé.  Esta además el territorio surcados por los ríos Caimán Viejo, Bobal, Tigre, Caimán y mulatos.  Necoclí hace parte de la subregión de Urabá y se diferencia de Turbo, Apartadó y Chigorodó porque posee una topografía menos cenagosa e inundable.

Necoclí puede ser dividida en cinco zonas con características propias en cuanto a su vegetación, fauna, temperatura y estructura de los suelos, las cuales se representan en el mapa.
El relieve de esta localidad se caracteriza por el dominio de planicies, con la presencia de ensenadas, ciénagas, depresiones o bajos, así como por sus colinas suaves de baja altura y la gran extensión de superficie de playas, pues Necoclí tiene 95 kilómetros de playa, las más frecuentadas son las de El Totumo, el rio Necoclí, el Bobal, San Sebastián, Mulatos, Zapata, Casa Blanca y el Pescador.

El Golfo de Urabá, el Alto Sinú y la Serranía de San Jerónimo, son el escenario de un desarrollo regional representado por el Complejo Cultural Urabá - Tierralta, caracterizado por la tradición cerámica Modelada Incisa.

Sobre las ocupaciones agroalfareras en estas regiones, las investigaciones han puesto de manifiesto correlaciones entre complejos culturales que se extienden por toda la Costa Atlántica, incluyendo el Darién panameño. En 1927 se realizaron excavaciones arqueológicas en el Darién, en sitios funerarios y de vivienda localizados en La Gloria, Candelaria, Triganá, Acandí y Sevará, donde fue posible identificar la presencia de dos complejos cerámicos; en los cuatro primeros sitios, los materiales arqueológicos son relacionados con el complejo Urabá – Tierralta, mientras que el ultimo, guarda estrechas relaciones con los materiales encontrados a todo lo largo de la costa norte del litoral Pacifico.

Entre los años 1977 y 1986, se realizaron dos campañas arqueológicas en la margen oriental del Golfo de Urabá; la primera de ellas exploró toda la zona costera desde Turbo hasta Arboletes, donde se estudiaron algunos Concheros, que fueron relacionados con períodos muy tempranos de ocupaciones denominadas “arcaicas”, que ya habían sido estudiadas para otras partes de la región Caribe colombiana

La segunda campaña concentró su investigación en el sitio El Estorbo, jurisdicción del municipio de Turbo, donde fue posible depurar las interpretaciones realizadas en la temporada anterior y hacer una ubicación cronológica más precisa mediante la utilización de dataciones absolutas; En este sitio fue posible identificar una secuencia de ocupación de dos fases arqueológicas, con fuertes relaciones, que muestran la transformación interna de un mismo grupo cultural en por lo menos 1.500 años, pues fue posible obtener dos dataciones absolutas (1055 +/- 45 A.P. y 925 +/- 45 A.P.). Estas ocupaciones se caracterizan por la presencia de la cerámica Modelada Incisa, con rasgos estilísticos y tecnológicos propios que “[...] contrasta can la Tradición Modelada Pintada de regiones vecinas como la del Medio y Bajo Sinú [...] y Medio y Bajo San Jorge [...]”

También en la misma década de los 80s se realizaron algunas excavaciones en Capurganá, donde se identificaron dos ocupaciones superpuestas que se reemplazan gradualmente. La más antigua presentó similitudes con los materiales arqueológicos estudiados para el Bajo Sinú, en el sitio de Momíl, mientras que la más tardía fue asociada con el ya identificado complejo de Urabá del sitio El Estorbo.